Pagina-afbeeldingen
PDF
ePub

dum opus ; conjunto admirable de lo mas sabio que tenian las antiguas costumbres de los romanos, y de lo mejor que se habia traido de los griegos : tum ex græcorum jure, tum ex patriis consuetudinibus. Dionis. Halicarn. X, 66.

Los romanos recibieron estas leyes con entusiasmo, y todos los que se consagraban al estudio de la jurisprudencia debian aprenderlas literalmente: tamquam carmem necessarium. Cic. de Leg. 2, 23.

Se aplicaron á interpretarlas los jurisconsultos mas célebres; y S. Cipriano (2. epistol. 2) pos testifica que aun en su tiempo se conservaban íntegras. Sin embargo, esto no impidió su destruccion en la época de la irrupcion de los bárbaros, existiendo solo en el dia algunos fragmentos esparcidos en el digesto y en algunos autores antiguos, que Ja. cobo Godofredo ha compilado con inmensa erudicion , y enriquecido con escelentes notas.

Sabios hay que aconsejan principiar el estudio de la jurisprudencia por el de estas leyes, que efectivamente nos descubren el orígen de muchas instituciones ; pero otros,

á cuya opinion suscribo, piensan, al contrario, que este estudio no es bueno sino para los que quieren profundizar la ciencia, y de consiguiente que debe decirse al vulgo:

Procul, 6 procul esse, profani!

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

CAPITULO III.

Derecho romano desde las XII tablas hasta

el tiempo de Augusto.

Los romanos gozaban ya de aquel código que tanto habian apetecido; pero el impulso estaba dado: la lucha del senado y el pueblo se renovaba todos los dias, y era imposible que las leyes dejasen de resentirse de este desórden. Cuanto mas hablaban los legisladores, mas mudadas estaban las leyes, las cuales se multiplicaron á lo infinito, y desde entonces pudo decirse : corruptissimâ republicâ plurimæ leges. Tacit. Annal. III, 27.

Los magistradus plebeyos intentaron muchas veces despojar á los patricios, no solamente de sus honores, sino de sus bienes: los patricios por su parte sostuvieron que los plebiscitos no les eran obligatorios. De aqui aquellos celos furiosos entre el senado y el pueblo, entre patricios y plebeyos; los unos alegando que la libertad excesiva se destruye al fin por sí misma, y los otros teniendo por el contrario que la autoridad, que por su naturaleza es siempre progresiva, no degenerase por último en tiranía. De aqui aquellas retiradas de los plebeyos sobre el monte Aventino y el Janículo , y aquella transacion politica

que sometió á los patricios á la autoridad

7

de los plebiscitos : ut plebiscita omnes Quirites tenerent. Aulus Gellius, Noct. Att. l. 15, cap. 27.

Desde este momento los plebiscitos tuvieron fuerza de ley, y aun tomaron este nombre.

No obstante, quedaban aun al senado medios con que dominar al pueblo, pues á penas se habian promulgado las XII tablas cuando los patricios imaginaron fórmulas, sin las que no podia regularmente establecerse accion ninguna. L. 2, S. 6. D. de Orig. jur. Añadieron luego la distincion de los dias útiles ó fastos en que se podia trabajar, y los dias feriados ó nefastos en que habia prohibicion de hacerlo, con cuya mezcla de sutileza y de supersticion formaron lo que ellos llamaban legis actiones.

De este modo concentraron en sus manos el conocimiento absoluto de los asuntos contenciosos, y bajo las apariencias del derecho de patronato, que se arrogaban como un atributo de su casta , adquirieron una inmensa autoridad. Se conoce por lo mismo el interes

que

de. bian tener en ocultar al pueblo la vista de esta nueva cadena; pero hacia el año 449 perdieron esta ventaja. Cn. Flavio, que era el secretario ó amanuense de Apio Claudio,

el ciego, pudo sorpren lerle estas fórmulas, se las robó, y reuniéndolas en un cuerpo las

[ocr errors][ocr errors]

puso en noticia del pueblo, que en recompensa le condecoró con el título de Edil. Y esta coleccion de fórmalas se llamó Jus Flavianum. : En vano trataron los patricios de recobrar su autoridad estableciendo otras fórmulas ; su secreto fue nuevamente descubierto

у

divulgado por S. Elio Cato, cuya compilacion tomó el nombre de Jus Elianum.

A pesar de todo esto los patricios conservaban aun en sus manos dos armas poderosas: Interpretatio, ct Disputatio fori.

Las leyes de las XII tablas habian sido escritas con mucha concision : eleganti , atque absoluta brevitate verborum. Gellius, lib. 20, cap. 1. Decian mucho en pocas palabras; pero no lo decian todo. Asi los patricios , por medio de las interpretaciones que forjaban , sacaban de ellas, por via de induccion, decisiones nuevas que no resultaban siempre del texto, y de aqui provino que no solamente se les llamaba intérpretes, sino tambien Auctores y conditores juris. Cujac.

Obs. VII, 25.

Sucedia á veces que los jurisconsultos no estaban de acuerdo con estas interpretaciones, y entonces se reunian , ó en el foro ó cerca del templo de Apolo , 'á discutir las cuestiones sobre que disentian, formando el resultado de sus conferencias una decision denominada Recepta sententia. De estas resolu

[ocr errors][ocr errors]

ciones hablan las leyes cuando dicen: Post magnas varietates obtinuerat. (L. ult. Dig. de leg.; L. 32 , Dig. de obligat.) Ex disputatione fori veni... ( Ascan. Prædian. in Verrin 3):Jus consensu receptum... (Inst. de Adg. per adrog.): Jus commentitium... (L. 20, Dig. de Poenis).

Los patricios que, como se ha dicho, ejercian esclusivamente la profesion de jurisconsultos se guardaban bien de iniciar a los plebeyos en los misterios de su arte: in latenti jus civile retinere cogitabant; solùmque consultatoribus potius quàm discere volentibus se præstabant. Pero Tiberio Caruncanio, que no aprobaba semejantes arterías , enseñó públicamente esta ciencia, hasta entonces misteriosa, haciendo por un rasgo de su generosidad quo la jurisprudencia no fuese por mas tiempo el patrimonio especial de los patricios. Cual: quiera pues podia ser jurisconsulto, pudiendo desde entonces decirse con verdad :

Tamen imâ plebe quiritem
Facundum invenies, solet hic defendere causas
Nobilis indocti : veniet de plebe togatâ ,
Qui juris nodos ac legum ænigmata solvat.

Juv. VIII, 47
A ejemplo de los reyes , los cónsules se ha-
bian puesto en posesion de decidir todos los
casos no previstos por las leyes. Dionis. Ha-
lic. X., 1. Mas cuando enteramente dedica-
dos á los negocios de la guerra, se vieron en

« VorigeDoorgaan »